EMPEPIANÁLISIS BLACKSAD: UNDER THE SKIN

-UN ESTUDIO SOBRE UN TÍTULO QUE NOS DEMUESTRA QUE LAS AVENTURAS GRÁFICAS SIGUEN EN BUENA FORMA- 

“Vale, puede que las aventuras gráficas no hayan muerto y sigan con un buen estado de salud, pero tu blog sí que huele a cadáver putrefacto desde hace ya demasiado tiempo, eh… ¿de verdad crees que alguien se va a leer esta ponzoña?”.  Sospecho que has podido mascullar entre dientes algo como ésto, y oye, parte de razón tienes, porque últimamente la vida no me deja mantener este blog actualizado tanto como quisiera. Pero bueno, precisamente ahora estoy aquí redactando estas líneas para tratar de poner solución a eso. 

La excusa que me he buscado para traerte un nuevo empepianálisis tiene un nombre propio, que es John, y también tiene un apellido, que es el que titula este videojuego, Blacksad. Es una aventura gráfica desarrollada por Pendulo Studios, posiblemente el mejor estudio español cuando se trata de concebir juegos de este género. Y además toma la licencia de otro producto patrio, el célebre cómic Blacksad, obra magna de los también españoles Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido. Pero es que encima el único e inimitable Tallopis ya le dedicó en su día una entrada en su blog a este cómic español. ¡Todo queda en casa! 

Parece que Torrente no es el único investigador privado de ficción creado en nuestro país. Aquí tenemos a Blacksad. Mucho más elegante, dónde va a parar.

Esta aventura está disponible en PC, Nintendo Switch, Xbox One y Playstation 4, así que ya ves si tienes opciones para disfrutarla. Y ahora que ya te he presentado al protagonista y a su videojuego, vamos a analizarlo exhaustivamente como él haría con cualquiera de sus casos. ¡Ponte la gabardina, que esta noche toca salir a investigar!

SE HA ESCRITO UN CRIMEN

El relato que nos plantea este videojuego nos pone, como no podía ser de otra manera, en los bigotes de un gato antropomórfico en la Nueva York de los años 50. Pero no, aunque lo parezca no estamos hablando otra vez de ese videojuego llamado Rockin’ Kats. Esta vez hablamos de Blacksad, John Blacksad. Un gato negro como la propia noche, enfundado en su eterna gabardina, que recorre cigarrillo en mano los callejones de la gran urbe resolviendo misterios como el detective privado que es. Y nos tocará resolver un caso bastante peliagudo, que es desentrañar todos los enigmas que rodean la extraña muerte de Joe Dunn, un prestigioso pero humilde dueño de un gimnasio y entrenador de grandes boxeadores.

A simple vista todo parece indicar que se trata de un suicidio, pero Blacksad, perspicaz como él solo, no lo ve tan claro. Además tendrá que investigar la desaparición de su alumno estrella, que está a punto de luchar por el título de los pesos pesados, el prometedor Bobby Yale. Este caso arrastrará al detective a rastrear los bajos fondos de la ciudad y lanzar preguntas indiscretas a gente muy peligrosa.

Enhorabuena, en esta aventura te vas a codear con los mafiosos más chungos de la costa Este. Seguramente te lleves más de una paliza o incluso te acaben matando. ¡Qué suerte la tuya!

Aquí se encuentra una de las claves que sostienen este videojuego, y es la cantidad de personajes que aparecen, la mayoría de ellos con un carácter bien definido y con bastante carisma en general. Emulando a los grandes clásicos de la novela negra, el argumento se irá enrevesando hasta tal punto que no seas capaz de discernir quién miente y quién dice la verdad. Y todo ello adornado con una ambientación noir muy característica del género, incluyendo elaborados y sesudos soliloquios de nuestro protagonista, que sacará a la luz sus más oscuros y retorcidos pensamientos sobre los extraños sucesos que ocurren a su alrededor. Es importante que comente que hacen aparición varios personajes secundarios de los cómics e incluso se hace mención a sucesos acaecidos en sus páginas, pero eso no impide que quien no los haya leído (ya tarda) pueda seguir la trama sin problemas. 

A esta distintiva ambientación tan oscura como literaria, hay que añadirle el hecho diferencial que también define en gran parte al cómic: no solo Blacksad es un animal antropomorfo, todos los personajes lo son. Rinocerontes, cebras, gacelas, lobos, águilas, perros, gorilas, leones, cabras, monos, reptiles… prácticamente cada personaje es de una especie animal diferente, lo que ayuda a dotarles de personalidad y a recordar qué papel toman en esta obra, además le da un toque original y divertido, y rebaja la crudeza de las historias que se cuentan aquí. 

Porque esa es otra, si bien el juego no muestra violencia explícita ni desnudos, sí aborda estos temas con naturalidad. Será muy común que los personajes hablen de temas como las drogas o incluso el abuso de menores. Lo que vengo a decir es que no te dejes engañar porque este juego esté lleno de animalitos: este juego se trata a sí mismo con seriedad y es para adultos. 

¡Mira mamá, un caballo, qué bonito! Sí, pero no te acerques mucho o te revienta la cabeza de un disparo. 

Los diálogos, algo totalmente esencial en una aventura gráfica, están a un buen nivel y serán el principal hilo conductor de la trama, y harán que ésta te resulte interesante y quieras seguir indagando. Lo que sí es cierto es que a veces los hechos se enrevesan mucho y te resultará complicado seguir el argumento o en ocasiones incluso tú como jugador puedes acabar olvidando detalles importantes. Puedes revisar las notas de Blacksad sobre cada personaje, pero ocurrirá que tengas tantos frentes abiertos que parecen no estar relacionados entre sí que más de una vez te vas a hacer la picha un lío. No obstante, esto no termina de empañar el guión y si bien se podría mejorar eso, la historia acaba por merecer la pena. 

UN INMERSIVO VIAJE AL NOIR ANIMAL

Las capturas de pantalla que ilustran este empepianálisis no dan lugar a dudas: el apartado gráfico de Blacksad no es una maravilla nextgen que se vaya a estudiar en el futuro como ejemplo de nada, pero no defrauda y cumple de sobras con su cometido, que es contar su historia y distraerte con la investigación que se te encomienda. Por lo general, siempre ofrece una perspectiva muy cinematográfica de la acción sobre todo en las conversaciones, lo que hace que el título sea bastante vistoso y ayuda a que el jugador mantenga la atención. 

Por supuesto, hablo de la versión de PC que es la que yo he jugado. Francamente desconozco cómo funcionará por ejemplo en Nintendo Switch. He leído en varios lugares de Internet que el juego adolece de bastantes bugs y bajones de FPS, pero supongo que eso ocurriría cuando el videojuego fue lanzado en 2019 para después ser arreglado mediante parches, porque francamente no he encontrado ninguna sorpresa desagradable. Puedes jugar tranquilo sin miedo a toparte con bugs, y eso hoy en día eso es un plus, lamentablemente. 

La verdad es que el juego luce bastante bien. Sin ser tampoco una maravilla, no tengo nada malo que decir sobre él en este aspecto. ¿Para qué quieres más?

Pero más allá del músculo gráfico, me gustaría hablar del apartado artístico de este Blacksad: Under the Skin. Realmente ahora mismo no se me ocurre un videojuego que represente mejor la esencia del cómic en el que se basa. Si alguna vez has leído las historias de este detective, coincidirás conmigo en que aquí los chicos de Pendulo Studios lo han clavado. Los escenarios, los personajes y cómo se mueven te transportan inevitablemente a la popular serie de cómics, todo ello aderezado con esa atmósfera tan cinematográfica y tan propia de las novelas y filmes policíacos. Un combo que sin duda tenía que funcionar sí o sí.

TÓCALA OTRA VEZ, SAM

¿Y qué hay de la música? Pues oye, también me parece que la selección de temas, si bien no es demasiado extensa, es excelente. Piénsalo: un videojuego basado en una serie de cómics de un detective de la Nueva York de los años 50, que a su vez homenajea a los grandes clásicos del cine policíaco y la novela negra. ¡Estaba cantado que este juego no podía llevar otra banda sonora que no estuviese compuesta por piezas de jazz y blues! Es que si hubiera sido de otra manera me hubiera cabreado y todo. La banda sonora le va como un guante a este videojuego y es la guinda perfecta para la ambientación que quiere reflejar. 

Son canciones muy pausadas, que normalmente sirven como mero acompañamiento a nuestras aventuras, hilo musical de fondo a nuestras indagaciones, y están ahí para ayudarnos a concentrarnos en el caso. En ocasiones serán melodías suaves de piano, en otras simples toques de saxofón que nos harán la partida más animada y agradable, y a veces, cuando la cosa se ponga tensa, se sumarán más instrumentos a la orquesta, el tempo aumentará y todo se hará más frenético, siempre al servicio de la acción pero sin perder la esencia. Lo que es innegable es que los temas están perfectamente escogidos y nos transportarán de lleno a esa atmósfera puramente urbana y decadente de la Gran Manzana en la década de los 50, tras la Segunda Guerra Mundial. 

El jazz y el blues serán nuestros compañeros de pesquisas, pero la verdad es que también habrá muchos personajes interesantes que nos ayudarán en el caso, como Sonia Dunn, hija de la víctima. 

En cuanto a los efectos sonoros, pasan desapercibidos pero cumplen su función. El sonido que nos acompañará prácticamente todo el rato serán los pasos del protagonista, tan firmes y decididos como su compromiso con el caso. Pero por lo demás, no hay mucho que contar, son meramente testimoniales y no tengo nada malo que decir sobre ellos, la verdad. 

Pero aquí si debo detenerme un momento a hacer una especial mención a las voces. El juego viene con un perfecto doblaje al castellano, con voces bien actuadas en la gran mayoría de los casos. Me llamó mucho la atención que el propio Blacksad está doblado por Gabriel Jiménez. Puede que ese nombre no te diga nada, pero si te cuento que es quien pone la voz a Hugh Jackman (Wolverine/Lobezno), Stan Smith (Padre Made in USA), Hal Malcom (Malcom in the Middle), Sam Drake (Uncharted)… la cosa cambia, ¿verdad?

Las voces del resto del elenco de personajes por lo general es de bastante nivel. Puede que haya alguna que otra voz que no cuadre del todo con el personaje o que no parezca totalmente creíble, pero no es algo como para echarse las manos a la cabeza, sinceramente. Este título sigue siendo muy disfrutable, y se agradece que este tipo de juegos, tan de nicho y con presupuestos que para nada son los de un Triple A, incluyan un notable doblaje a nuestro idioma. ¡Bravo!

ELEMENTAL, QUERIDO BLACKSAD

Y ahora pasamos de la teoría a la práctica viendo cómo se desenvuelve este investigador privado en la faceta puramente jugable. Es obvio que tiene los fundamentos de una aventura gráfica y se juega como tal, pero yo además detecto una cierta evolución en las mecánicas propias del género, haciendo que la experiencia sea más llevadera y ágil. 

¿En qué se traduce esto? Pues verás, una de las características más engorrosas que suelen tener las aventuras gráficas es la gestión del inventario. Muchas veces nos hemos encontrado en la situación de que nuestro personaje lleva encima mil objetos (algunos sin sentido) y acaba probando todos y cada uno de ellos cuando se queda atascado en un puzzle con la esperanza de que suene la flauta. Y como el juego en cuestión permita combinar los objetos, apaga y vámonos. ¿Cómo evita Blacksad este panorama? Fácil: eliminando por completo el inventario. Muerto el perro, se acabó la rabia. Todas las situaciones se solucionan con la observación del escenario en busca de pistas, conversando con otros personajes en busca de información útil y sacando conclusiones a partir de los datos de los que disponemos. 

Y sí, la deducción resulta ser una herramienta vital en este juego, y no lo digo por decir. En muchas ocasiones tendrás que repasar los datos y pistas que tienes, y literalmente combinarlos entre sí para sacar una deducción lógica que te permita avanzar en la investigación. Esto resulta ser una mecánica clave en este título, que le diferencia de lo visto hasta ahora y le da una fuerte personalidad. 

Esta mecánica me ha sorprendido para bien. Se trata de que asocies pistas para que deduzcas cosas con cierta lógica. Por ejemplo, si estamos tú y yo en un ascensor, se oye un pedo y tú no has sido… no ha tenido más remedio que ser… ¡ exacto!

Pero no todo es interrogar y buscar pistas, ya que este gato negro también es bastante intrépido y se verá envuelto en más de una escena de acción como peleas y tiroteos. La manera de resolver estos incidentes es a través de Quick Time Events (QTEs). Esto es, tener que apretar una serie de botones en el momento exacto cuando el juego te lo indique para solucionar el desaguisado en el que te hayas metido. Hay gente a la que le gustan los QTEs, y hay otros tantos que los detestan. Yo no entro en ninguno de esos grupos, porque hay juegos en los que según como estén implementados me pueden hacer arquear una ceja como gesto de desaprobación y en otras ocasiones quedarme satisfecho con su inclusión, porque están bien hechas y tienen sentido. En el caso de Blacksad, por fortuna me atrevería a decir que están bien realizadas en su mayoría y nos ayudan a salir un poco de la monotonía de la investigación propiamente dicha. 

No hace falta que diga que estos QTEs se pueden fallar, ¿verdad? y la inmensa mayoría de veces tendrán consecuencias fatales para John Blacksad. Y sí, ésta es una aventura gráfica de ésas en las que se puede morir, y no solo en estos Quick Time Events, sino también puedes palmarla en menos que canta un gallo si te pasas de listo y metes la pata en según qué conversaciones con según qué gente.

Cuidao minino, que como no te muevas a la izquierda te van a reventar una botella en la cabeza y vas a perder una de tus siete vidas. 

Por otra parte, está claro que el juego adolece de ciertos defectos. Son menores, pero al fin y al cabo tengo que  hablar de ellos para ser riguroso en este empepianálisis y para que, si te decides a comprar este videojuego, sepas qué estas comprando. 

Por ejemplo, hay momentos de la aventura en la que el escenario es demasiado oscuro y es difícil encontrar ciertas pistas, o a lo mejor la cámara no está lo bien situada que debería y dificulta la labor de investigación. El control a veces tampoco ayuda del todo, y entorpece un poco la acción, pero esto apenas sucede, por suerte. 

Lo que sí me ha molestado más es que hay algunas conversaciones tensas en las que Blacksad corre serio peligro, y tu vida depende de la respuesta que des. Y en ocasiones todo se basa en ensayo y error, porque no hay forma de saber cuál es la respuesta correcta que te permitirá conservar tus tripas en su sitio… uno utiliza la lógica pero el juego establece por sus huevos morenos que no, que mereces morir. Menos mal que cuando esto ocurre vuelves automáticamente al inicio de la escena, por lo que tampoco es demasiado problema. Lo que sí ocurre es que, este inconveniente, sumado a que la trama se retuerce mucho, a veces complica mucho el avance y la comprensión de la trama, o igual es que yo soy algo cortito. De hecho casi seguro que es eso…

Una cosa buena que tiene Blacksad: Under the Skin es que al menos en PC puedes elegir jugar con teclado o con mando, y además el control no podría ser más sencillo.

Sea como fuere, estos pequeños fallitos carecen de importancia real y no convierten este título en un mal producto, ni muchísimo menos. Si eres un seguidor de la serie de cómics, eres un enfermo de las aventuras gráficas o simplemente te gustan las historias policíacas y de detectives, vas a disfrutar con este Blacksad: Under the Skin más que un gorrino en la charca. Ahora bien, si eres más bien el típico jugador que se pierde si lo sacas del FIFA y el Carlosduty igual este juego te cuesta algo más de inicio, pero aun así te recomiendo que le des un tiento, seguro que te merecerá la pena.

Dicho esto, me asomo a la ventana de mi apartamento neoyorquino para contemplar la urbe, mientras me tomo un buen bourbon con hielo y me despido de ti hasta la próxima a ritmo de jazz…

 

SI TE HA GUSTADO... ¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Suscríbete al blog y no te pierdas NADA!

4 comentarios

  1. Si al final entre unos y otros además de hacernos leer los comics vamos a tener que probar este juego basado en estas historias tan buenas.La verdad que habíamos leído que el juego de primeras llegó algo roto en cuanto a bugs y otros fallos pero como todo y más aún en este mundo de los videojuegos con un parche se solucionan varios de esos defectos que pueden empañar el momento de juego.
    Pero como sabemos que tú aquí traes nada que no sea calité y en lo que el tiempo y todos aquellos quehaceres nos lo permitan vamos a intentar meterle mano a este juego (que encima ya lo tenemos fichado con una suculenta oferta para Switch) que ya hay ganas después de leer está reseñaza que te has marcado.
    Y lo de publicar poco no te preocupes,que nosotros siempre estamos en ese bucle mes tras mes,pero al final todo sale y si llega de esta manera y con el empeño y buen afán con el que nos regalas estos textos el premio al publicar es mayor.
    Lo dicho,un señor empepianálisis que vamos a compartir pero ya para que todo el mundo venga a la web más pepina de la internet.
    ¡Un abrazote y nos seguimos leyendo!

    1. Pues oye, me alegra una barbaridad que este empepianálisis os sirva para ir abriendo boca de cara a compraros el juego. ¡Fíjate, si resulta que mi blog es útil y todo!

      Muchas gracias por leer, comentar y compartir, que me da la vida. ¡Un besote donde más os guste!

  2. ¡Excelso señor Empepinao 86! Que alegría ver que te embarcas en un escrito para ejercer de detective en este maravilloso mundo de los videojuegos y que encima lo haces en este ambiente tan noir que, no me preguntes porqué, pero creo que te pega.
    Desde luego no siempre se puede poner uno al teclado para escribir un post cuando se quiera… “vida adulta” lo llaman. Razón añadida para apreciar todavía más el genial trabajo de investigación que te has currado al presentarnos este “Blacksad: Under the Skin” que tan bien nos relatas y en el que no te dejas un solo detalle por analizar.
    Desde luego que el llevar una historia a un formato distinto de aquel para la que fue creada no es tarea fácil, y ni que decir que no es un juego de 10, pero tampoco cabe duda de que se trata de un juego más que recomendable que sabe dar en la diana y aún con sus pequeños fallos cumple con lo que promete al ofrecer una interesante experiencia muy fiel al material original (recomendadísimos quedan los cómics de Guarnido y Canales). Personalmente coincido con que los controles a veces no ayudan mucho en el movimiento por los escenarios y que se echan en falta la presencia de más piezas musicales, aunque las presentes están muy bien orquestadas, pero mi experiencia en Switch fue muy satisfactoria y no recuerdo el tener que lidiar con molestos bugs, por lo que si se aprecia un trabajo de mejoría desde su lanzamiento que se agradece mucho. Pero sobre todo, como bien señalas, es un juego que acierta con lo más importante en un título de estas características: los diálogos, una trama que se vuelve más enrevesada por momentos y que encima es muy grato al implementar mecánicas muy interesantes en el género de las aventuras gráficas (lo de eliminar el inventario para evitar el síndrome de Diógenes tan habitual en los point & click es todo un acierto).
    Por mi parte, he disfrutado un montón de leer este detallado empepianálisis que nos traes, y te quedo más que agradecido por tus bellas palabras además de compartir mi humilde trabajo en tu imprescindible bitácora. ¡Eso va directo al currículum! Que aparecer mencionado en la Web Más Pepina de Toda la Intenné es para estar más que orgulloso *^_^*.
    Un abrazo bien grande, felicidades por tan estupenda entrada en la que señalas lo bien que casan cómics con videojuegos, además de comentar el talento que se da en este país en ambos campos, y ojo con los caballos… especialmente si llevan un revolver.

    1. Pues en serio te digo que me da la vida leer tus comentarios. Mi blog no tiene alcance, no es importante ni relevante de ninguna manera, apenas me lee un puñado de personas… Pero a Tallopis le gusta y ya con eso a mí me vale.

      Sabía que te iba a satisfacer este empepianálisis, y tengo que reconocer que para saber más sobre los cómics tuve que dirigirme a tu blog, así que estaba claro que iba a aprovechar para, por una vez, hacer spam de un blog que no fuera el mío.

      Me leí el primero de los cómics y la verdad es que me gustó mucho, el dibujo y el nivel de detalle son brutales, y el guión tampoco se queda atrás en absoluto.

      Muchas gracias por todas las cosas bonitas que me dices, me congratula mucho. ¡Un besote donde mejor te caiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESEN ESTOS POSTS:

LA NECESIDAD DE DESFOGAR

-UNA SINGULAR DISERTACIÓN SOBRE LA VIOLENCIA EN LOS VIDEOJUEGOS Y LA NATURALEZA HUMANA- “Lo tuyo ya es de juzgado de guardia, macho. Ahora vas y

Leer más »

MI VISITA A ARCADE PLANET

-TE CUENTO MI EXPERIENCIA EN EL SALÓN ARCADE MÁS GRANDE DE ESPAÑA- “Ya está, Pepino. Cuando ya parecía que no podías caer más bajo, resulta

Leer más »

EMPEPIANÁLISIS FLORENCE

-UNA CUIDADA EVALUACIÓN A UN TÍTULO QUE SABE TOCAR LA FIBRA SENSIBLE- “Pero Pepino, ¿qué es esto? te me estás amariconando a pasos agigantados. La

Leer más »

LA LIBERTAD DEL JUGADOR

-UNA REFLEXIÓN ACERCA DE LAS POSIBILIDADES QUE LOS VIDEOJUEGOS NOS OFRECEN- “Ojo cuidao, que ahora el Pepino se nos pone metafísico y pedante el tío.

Leer más »

empepinao86