EMPEPIANÁLISIS UNREAL TOURNAMENT

-UN MUY EXPLÍCITO ANÁLISIS DE UN SHOOTER LEGENDARIO-

“Joé macho, para  explícito y legendario el tostón que nos vas a soltar ahora, ¿a que sí?” seguro que estás pensando en este mismo momento. Pues a ver, si como yo eres un enamorado de los videojuegos igual este “tostón” te resulta hasta entretenido, ya verás. Quédate aquí para recordar tiempos mejores y para saber más sobre Unreal Tournament, uno de los reyes de los ciber y de las LAN partys a finales de los noventa y principios de la década de los 2000. Si al leer esto se te cae una lagrimilla de nostalgia, estás en el sitio adecuado. Coge tu rifle de plasma,  ¡que comenzamos este empepianálisis! 

GLADIADORES DEL FUTURO

Año 2991. Los mineros del espacio exterior que trabajan para la poderosísima corporación minera Liandri extrayendo recursos en distintos planetas colonizados por la humanidad, viven en una constante escalada de violencia, y los jefazos de Liandri no saben qué hacer para acabar con este problema. Para ello, el gobierno de la Tierra ha legalizado el combate mortal sin reglas.

La corporación minera Liandri pronto se da cuenta de que estos combates atraen muchísimos espectadores y sobre todo muchísimo dinero, de hecho se da cuenta de que gana más con estos espectáculos que con el negocio minero, así que en el año 2341 se crea la liga profesional, convirtiéndose en el mayor deporte jamás visto, y también en el más brutal y sangriento. Convictos, mercenarios, asesinos, mafiosos, paramilitares y delincuentes de toda clase se dan cita aquí para hacerse con la victoria del torneo y alcanzar la gloria. Y tú eres el último gran fichaje de Liandri para arrasar en la competición.

Ahí está el campeón, posando con toda la chulería del mundo. ¿Dónde están las azafatas y el champán?

Éste es el argumento (resumido) que da pie a Unreal Tournament. En este tipo de juegos lo único que importa es que las partidas sean un macabro festival de disparos, explosiones y decapitaciones y nos da igual todo lo demás, pero oye, aquí al menos se molestaron en darle algo de contexto a esta carnicería, algo que siempre es de agradecer. Pero lo mejor es que Unreal Tournament no se queda ahí, si no que además le da un gran trasfondo a todos los personajes que compiten en estas pruebas, y hasta hay distintas facciones con diferentes motivaciones para participar en el torneo. 

Puedes crearte tu propio personaje y alistarlo en cualquier clan, como por ejemplo los Necris, una oscura sociedad secreta en la que todos visten de negro y tienen pinta de muertos vivientes, los Skaarj, una raza alienígena que antiguamente estuvo en guerra contra los humanos, o los Metal Guard, que son unos psicópatas al servicio de Xan Kriegor, actual campeón del torneo, y que luchan por el simple placer que les produce infligir daño a sus rivales. 

Mira, esto es un Skaarj. Chicas, contened vuestros orgasmos.

Hay muchas otras facciones jugables, como las Venom, un equipo formado íntegramente por mujeres. O los Blood Reavers, formado por ex-militares que luchan por fama y gloria. Lo mejor es jugar y descubrir todas poco a poco porque el trasfondo del juego es mucho más extenso de lo que podría parecer. Incluso cada competidor tiene detrás una historia y hasta una forma distinta de luchar. ¿No es increíble?

EL UNREAL ENGINE EN TODO SU ESPLENDOR

Cuesta mucho creer que este juego fue lanzado en el ya lejano año 1999. Gráficamente se podría decir que casi no ha envejecido desde entonces, porque lo que hicieron aquí es impresionante y me temo que voy a desgastar el teclado de tanto escribir bondades acerca del apartado gráfico de este videojuego. 

Si sueles leer mis empepianálisis sabrás que no le suelo dar mucha importancia a los gráficos, pero en este caso se me hace imposible no venerar a Unreal Tournament por el prodigio tecnológico que resulta ser. No es sólo que se vea muy bien, es que además funciona muy bien y se mueve aún mejor. Es la magia del Unreal Engine, que permite 60FPS estables y sin tirones, una velocidad de juego endiablada y por ende una mayor diversión al teclado y ratón. 

Nunca he sido un flipao de los gráficos, pero encontrarme con esto en 1999 me dejó el culo roto.

Verás muchas imágenes de Unreal Tournament aquí, pero te aseguro que a pesar de lo bien que luce el juego en ellas, las imágenes estáticas no le hacen justicia para nada. La fluidez de todo el conjunto es la clave. Unreal Tournament nació para ser el rey de los disparos multijugador online, y ello requería sí o sí una rapidez y agilidad que no estábamos acostumbrados a ver. 

Pero no se trata solo de la fluidez del juego, que es muy importante. También el tratamiento de las texturas es sobresaliente. Es prácticamente encontrar por ejemplo muros pixelados. Los escenarios están realizados con un mimo espectacular, ofreciendo además ambientaciones muy diversas: estaciones espaciales, templos antiguos, ciudades futuristas en decadencia, naves interestelares, fábricas, planetas alienígenas, etc. Y son escenarios creíbles y que te sumergen de pleno en la acción. Hay incluso algunos escenarios en los que puedes observar el cielo y quedarte embobado con lo que verán tus ojos, y es que divisarás un cielo nocturno estrellado, con planetas lejanos, meteoritos flotando… es difícil de describir con palabras, pero estar en mitad de una refriega destripando gente y de repente encontrarte con estas grandiosas estampas es algo digno de mención.

Lo mismo sucede con el modelado de los personajes y sus animaciones. Están todos muy bien construidos y detallados, así que es una auténtica gozada verlos en acción, así como también mola muchísimo editar tu personaje y darle la apariencia que desees. Y ya que estamos hablando de un juego de acción pura, qué menos que hacer alusión a los efectos de luz, efectos de partículas, chispas, humo, explosiones, reflejos, luces… Unreal Tournament es una bacanal de armamento pesado funcionando a toda máquina, por lo que habrá ocasiones en las que haya tantos láseres, disparos y deflagraciones que ni siquiera serás capaz de saber qué está pasando. Y el juego rinde perfectamente en este carnaval de destrucción, y no baja su rendimiento en ningún momento de la partida. Es increíble ver lo que sus desarrolladores consiguieron hacer aquí en términos gráficos y como sigue aguantando el tipo después de tantos años. De hecho me gusta más el aspecto de este juego que de sus secuelas, con eso te lo digo todo.

Fíjate en lo bien modelados que están los personajes y armas, el detalle de los escenarios y en la sencillez y limpieza de la interfaz, pero sobre todo fíjate en ese disparo que va directo a tu cara. ¡Esquívalo! 

DÁNDOLE RITMO AL GATILLO

Llega el momento de cubrirse, recargar las armas y hablar del apartado sonoro de Unreal Tournament. La música corrió a cargo de Alexander Brandon y Michiel van den Bos, los cuales son experimentados músicos y se ve que hicieron un fenomenal trabajo con la banda sonora de este videojuego porque ésta es una auténtica bestialidad. Épica, llena de ritmo, con notas futuristas y electrónicas, y realmente llena de matices. Desde la introducción del juego que narra la trama hasta el menú principal, la música suena como un glorioso himno que consigue envalentonarte y desear lanzarte a la batalla de inmediato. Y una vez en faena, la música electrónica sonará a todo trapo dándole un compás vertiginoso a las matanzas.

Los temas están perfectamente escogidos y ayudan a meterte en el juego. Algunos son excepcionales y siguen siendo no solo recordados por el grueso de la comunidad, sino reproducidos aún a día de hoy por muchísimos jugadores cuando quieren escuchar buena música. Y además cabe decir, que jugar una partida a muerte con tus amigos mientras suena Foregone Destruction, Save Me o Skyward Fire no tiene precio.

La música por sí sola mola un puñao, pero mola todavía más cuando estás en pleno éxtasis agujereando cuerpos ajenos con tus armas sin parar. Pura ambrosía videojueguística.

Una vez que hemos hablado de los temas musicales que este título acoge, llega el turno de hablar de los efectos de sonido. ¡Y qué efectos de sonido! todos están perfectamente implementados en la jugabilidad. Las armas, por ejemplo, incluyen un montón de ruiditos durante su funcionamiento que te ayudan a controlarlas mejor. Imagínate que estás portando el lanzacohetes. Puedes disparar uno solo con un clic o puedes dejar el botón pulsado para cargar hasta seis cohetes y lanzarlos todos a la vez. Pues el arma irá emitiendo un pitido por cada cohete cargado, así que solo tienes que ir contando mentalmente los pitidos que oyes hasta llegar a seis, momento en el que soltarás el clic izquierdo del ratón para desatar el apocalipsis cohetero en tus rivales. Gracias a esos pitidos puedes calcular cuántos cohetes llevas cargados sin tener que estar mirando la interfaz, y centrando tu atención en la acción del momento. 

El cañón antiaéreo (posiblemente mi arma favorita) funciona como una escopeta, disparando trozos de metal incandescente al enemigo. Pues bien, incluso es posible escuchar cómo rebotan algunas esquirlas metálicas contra las paredes o el suelo, es un gozada. Y ya con unos buenos auriculares es una fiesta. Te cuento esto parta que te hagas una idea de hasta qué punto está cuidado el sonido de este videojuego. 

Además todas las armas del juego emiten diferentes ruidos al ser disparadas que son perfectamente reconocibles. Si te hieren por la espalda, el sonido te indicará con qué arma lo están haciendo, lo cual es algo de agradecer. 

El arsenal es muy amplio y variado, y la forma en la que suena da mucho gustirrinín.

La cosa no se queda solo en las armas, qué va. También hay que tener en cuenta otros efectos sonoros como el de por ejemplo los trozos de carne de tus enemigos rodando y rebotando por el suelo después de haberlos hecho estallar con tu lanzacohetes, regándolo todo de sangre por el proceso. El de las puertas al abrirse y cerrarse, el sonido de los pasos que te pondrá en alerta sobre de dónde vienen las amenazas, los gritos de agonía y puro dolor de tus víctimas cuando son eliminadas… toda una sinfonía de ruidos y efectos se suceden en una partida de Unreal Tournament. La inmensa mayoría de ellos relacionadas con la violencia extrema y el gore, por supuesto. 

Y aún no te he hablado de lo mejor, que son las voces. Es obligatorio mencionar el increíble trabajo del narrador, que con una voz en off grave, profunda y sobre todo muy varonil va relatando los sucesos más destacados de la partida, como cuando ésta se termina y se declara un vencedor, cuando das un disparo en la cabeza que elimina instantáneamente a un rival o lo mejor de todo, cuando te marcas un asesinato múltiple.

Me juego el huevo izquierdo a que has escuchado esto más de una vez. Si te preguntabas dónde residía el origen de esta famosa línea de voz, pues está en Unreal Tournament.

Y algo que también hace muy especial a Unreal Tournament son las voces de los personajes. Es habitual que los contendientes se insulten y se vacilen unos a otros, con voces en perfecto castellano e incluyendo bravuconadas de lo más divertido. Por ejemplo, tras masacrar a un tipo, tu personaje puede soltar alguna parida como “¿qué tal si le quitas el seguro?” al desgraciado que acaba de reventar, causando las risotadas de los presentes y alimentando el pique sano entre los jugadores. Estar oyendo estas chulerías todo el rato le da un aire más desenfadado y dinámico a las partidas, y uniendo esto con los tiros, explosiones, la exquisita música y demás, pues imagínate el impresionante cóctel molotov que se destila en tus oídos. Canela fina. 

OIGA USTED, AQUÍ HEMOS VENIDO A MATAR

Voy a gastar mis últimas balas hablando de la experiencia jugable de Unreal Tournament. Si los gráficos y la música son excepcionales, imagínate cómo se siente jugar a esto. Seguro que te suena el famoso eslogan de “¡Scalextric es competición!”. No quiero menospreciar ese maravilloso juguete que tan buenos ratos me dio de chaval, pero siento decir que es una mierda pinchada en un palo al lado de Unreal Tournament, porque esto sí que es competición. Una competición brutal y sangrienta, que ésas son las que más molan. De hecho es muy común decorar las paredes con la sangre de tus enemigos y pasar por encima de sus cuerpos mutilados, aquí no nos andamos con remilgos.

Creo que ya te lo imaginas, pero este videojuego no es apto para menores de 18 años por razones más que obvias.

Después de todo lo que te he contado te harás una idea de cómo se desarrolla una partida cualquiera a este videojuego, pero te resumiré en qué consisten los distintos modos de juego existentes, por si no has estado atento.

1) COMBATE MORTAL

También conocido como “Deathmatch”, es el modo de juego clásico por antonomasia. Apareces en un mapa repleto de armas y de enemigos a los que dar caza, pero ojo cuidao que ellos también te buscan a ti. Cada vez que alguien muera (tú incluido) reaparecerá al instante, así que no temas morir. Aquí lo que importa es matar todo lo que se mueva, y ganará el contendiente que antes consiga un número determinado de asesinatos. Hay modalidad de todos contra todos y por equipos. Lo normal es que se enfrenten dos equipos, pero hasta cuatro de ellos se pueden repartir plomo, porque total, es gratis. 

2) DOMINACIÓN

A esto siempre se juega por equipos. En el mapa hay tres puntos clave que tu equipo debe controlar y mantener, y el equipo o equipos enemigos tienen que hacer lo mismo. Por cada segundo que tu equipo controle un punto, se sumarán puntos a su casillero. Obviamente, a más puntos controlados, más puntos se irán sumando. Gana el equipo que alcance primero la puntación objetivo. 

Parece sencillo, ¿verdad? pues  ya te digo yo que no lo es… pero mola bastante.

Algo que hay que mencionar es que en todos las modalidades por equipos, siempre que juegas contra la CPU es posible dar órdenes a tus compañeros. Puedes decirles que te escolten, que ataquen una posición o la defiendan, que persigan un objetivo determinado, que actúen por su cuenta… es algo de agradecer, sin duda. La inteligencia artificial está super ajustada, y hay muchos niveles de dificultad.

3) CAPTURA LA BANDERA

Otro gran clásico, y uno de mis modos de juego favoritos. Dos equipos, cada uno con su base, y una bandera con los colores y el escudo de su formación. Cada equipo tiene que adentrarse en la base enemiga y robar la bandera, para llevarla hasta su base, ganando así un punto. El primer equipo que alcance los 3 puntos gana. 

Da la casualidad de que esta modalidad contiene uno de los mapas multijugador más icónicos de la historia del videojuego, Facing Worlds. Dos torres separadas por dos caminos, todo esto en mitad del espacio. ¿Simple? Sí. ¿Efectivo? Sin ningún lugar a dudas.

4) ASALTO

Éste es más original, y la verdad es que es una auténtica pasada, por lo que se agradece mucho su inclusión. Asalto es el modo de juego por equipos más estratégico de todos, porque básicamente consiste en que uno de los equipos tiene que conseguir una serie de objetivos en cada escenario, como por ejemplo escapar de una mazmorra, detener un tren cargado de armamento o sabotear una embarcación de guerra enemiga. ¿Cómo te quedas si te digo que hasta hay un mapa que simula el famoso desembarco de Normandía? Es para flipar.

El equipo rival lógicamente tiene que mantener una posición defensiva, manteniendo a raya al enemigo y evitando que consigan su objetivo como sea. Una vez termine la ronda, se invierten los roles. El equipo que consiga alcanzar el objetivo en el menor tiempo posible ganará la partida.

Yo me pregunto por qué este modo de juego no se ha prodigado en más videojuegos del género. Una lástima.

Es un modo divertidísimo, con unos mapas muy variados y cuidados, y de hecho este modo se presta mucho a que te montes tu película tú solo, si quieres. Solo por la frescura que este modo aporta al conjunto merece la pena probar Unreal Tournament, no te digo más. 

5) ÚLTIMO HOMBRE EN PIE

Esta modalidad se asienta sobre las mismas bases que el combate mortal, pero se desarrolla en el senrido contrario: en lugar de proclamarse ganador el que más mata, el vencedor será el que menos veces muera. Quiero decir, es un todos contra todos en el que cada uno tiene un número limitado de reapariciones, y se trata de sobrevivir lo máximo posible, porque como en Los Inmortales, solo puede quedar uno. Ah, y para darle un toque extra de emoción, todos cuentan con todas las armas disponibles desde el inicio.

En todos estos modos de juego te vas a encontrar unos mapeados excelentes en su mayoría, que contienen lugares pequeños y cerrados, pasillos largos y estrechos, y áreas bien grandes y espaciosas, por lo que la variedad de situaciones está más que asegurada, y tendrás que asegurarte de utilizar el arma más adecuada para cada una de ellas.

Hablando de las armas, me veo en la obligación moral de afirmar que son maravillas de la ingeniería armamentística y cumplen todos los sueños húmedos de cualquier asesino sádico. Como por ejemplo el Biorifle GES, que básicamente dispara una especie de blandiblú pegajoso que se adhiere a las superficies que toca para explotar segundos después. Con el botón secundario puedes preparar una megacarga de moco explosivo que acabará estallando en mil pedazos aquello en lo que se pegue, incluido el careto del enemigo que tienes delante. O el Destripador, un dispositivo que lanza cuchillas circulares que rebotan en todas las superficies hasta que acaba incrustándose violentamente en el cuerpo del primer desgraciao que tiene la mala suerte de cruzarse en su camino. Y si una de estas cuchillas le da en el cuello a alguien… ¡adiós cabeza! se acabó gastar dinero en champú.

Llenar una sala o un pasillo de cuchillas rebotantes. Pequeños placeres de la vida.

Por supuesto, no podía faltar el arma definitiva de este juego, un auténtico artefacto de  destrucción masiva como es el Redentor. Un megacañón que te cagas de grande, que suelta un misilaco que volatilizará a todos los que pille en su enorme área de expansión, incluido tú mismo. Pero lo mejor es que si lo disparas usando el botón secundario del ratón, pasarás a controlar manualmente el misil, y lo puedes llevar donde quieras, dándole al asunto un punto estratégico muy importante. 

Y es que el arsenal de Unreal Tournament se compone de una gran variedad de instrumentos para matar, y todos ellos cuentan con disparo primario y disparo secundario, lo cual le da más versatilidad a las armas, ya que cada tipo de disparo es ideal para cada situación distinta, ya sean espacios abiertos o cerrados, o larga, media o corta distancia, daño preciso y letal o daño en área, etcétera.

¡Y ya no son solo las armas! también hay varios objetos que te ayudarán en tu matanza. Desde los clásicos botiquines que te restauran salud hasta piezas de armadura y musleras para tener más durabilidad y aguantar más, pasando por un objeto que te concede invisibilidad temporal, otro que multiplica el daño que infliges, las botas antigravedad que te dan la capacidad de dar unos saltos de locura o un cinturón especial que te da una cantidad brutal de aguante. Hay de todo y para todos los gustos, y la diversión está más que garantizada.

Siempre que veas a alguien con este cacharro en las manos, CORRE por tu vida. Aunque me temo que tampoco servirá de mucho. 

En definitiva, por todos estos motivos y muchos otros que dejo sin mencionar porque este post sería más largo que una meada cuesta abajo, Unreal Tournament es uno de los mejores shooters competitivos jamás hechos. Incluso hoy, varias décadas después de su lanzamiento, sigue conservando esa capacidad de sorprender y divertir.  Y no tienes por qué creerme a mí, ¡yo soy un matao después de todo! date cuenta de que este título ganó el premio al Juego del Año por méritos propios, un par de años más tarde se relanzó con versiones para Playstation 2 y Dreamcast, y sobre todo tan solo fíjate en la increíble comunidad de fanáticos que aún mueve este videojuego en su versión de PC. Una comunidad enorme de gente que a día de hoy continúa jugando online y creando contenido como skins y mapas para el juego. Si eso no es una prueba definitiva de lo que Unreal Tournament significa, no sé qué lo será…

SI TE HA GUSTADO... ¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Suscríbete al blog y no te pierdas NADA!

6 comentarios

  1. La verdad es que yo no fui de cybers porque por esa época ya tenía internet en casa con mi flamante router a 54k, pero sí me di alguna vez online creo y sobretodo con bots. Muy buen juego en directa competencia con Quake 3 Arena.

    1. Yo tengo que reconocer que si bien me gusta mucho Quake 3 Arena, prefiero mil veces UT por todas las razones que enumero en el empepianálisis, pero hay una cosa que no he dicho, y es que la inteligencia artificial de los bits del Unreal es increíble. Hay un montón de niveles de dificultad, y en los más altos esos bots hijos de trufa juegan como un pro gamer coreano. En ese punto también supera a Quake 3 Arena…

      ¡Gracias de verdad por dejar tu comentario crack, un beso con lengua! ????

  2. Quedada con los colegas en el cyber. Arrancar el Unreal Tournament… y que se haga la magia. Musicote (lo alucino en colores con el tema Follow The Light), graficotes, efectotes de sonido, y tiros. Muchos tiros. A montones. ¿Para qué más? Este juego es una verdadera leyenda que seguro a más de uno le hará caer una lagrimilla de nostalgia por estas tardes que pasamos jugándolo. Pedazo de homenaje y empepianálisis le has dedicado a esta joya, tan completo como ameno.
    ¡Grande chavalote!

  3. Pufff,no sabes la de recuerdos que nos has traído al hablar de este juegarraco.La de horas y horas que nos tiraríamos en el ciber de turno jugando a esta bestialidad hecha videojuego.Y nos daba igual cualquier modo,que nos enganchábamos a todos.
    Nuestros dieces,como siempre,por tan gran artículo que te has vuelto a marcar,tocayo.
    Nos leemos sin falta en el siguiente.
    Un abrazote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESEN ESTOS POSTS:

YO ME BAJO DEL TREN DEL HYPE

-SOBRE CÓMO TODOS SOMOS VÍCTIMAS DEL MARKETING MÁS AGRESIVO- “Pero Pepino, ¿de qué vas? ¿ahora te crees un experto en economía o marketing? Anda y

Leer más »

ODA A LA PLAYSTATION

-UNA HUMILDE ALABANZA A LA MEJOR CONSOLA DE LA HISTORIA (SEGÚN YO) “Madre mía Pepino, ahora vas y te cascas otro tocho infumable que no

Leer más »

LA LIBERTAD DEL JUGADOR

-UNA REFLEXIÓN ACERCA DE LAS POSIBILIDADES QUE LOS VIDEOJUEGOS NOS OFRECEN- “Ojo cuidao, que ahora el Pepino se nos pone metafísico y pedante el tío.

Leer más »

EMPEPIANÁLISIS SPORE

-UN ESTUDIO PORMENORIZADO DEL SIMULADOR DE VIDA MÁS AMBICIOSO JAMÁS HABIDO- “Pero bueno Pepino, ¿a qué viene analizar este juego ahora? nadie se acuerda ya

Leer más »

empepinao86