Yo me bajo del tren del HYPE

-SOBRE CÓMO TODOS SOMOS VÍCTIMAS DEL MARKETING MÁS AGRESIVO-

Pero Pepino, ¿de qué vas? ¿ahora te crees un experto en economía o marketing? Anda y vete al peo, matao” estarás pensando al leer el título de esta entrada. Pero relájate hombre, no me creo un experto en nada ni mucho menos, simplemente me apetecía dar mi humilde opinión como jugador acerca de este tema.

Voy a empezar fuerte y al grano: considero que el hype es uno de los males endémicos a erradicar del mundillo de los videojuegos. Y ojo, no sólo en el mundo de los videojuegos, si no de la sociedad de consumo en general.

¿Y qué es el hype, te preguntarás? En inglés viene a significar “expectación”. Cuando decimos que tenemos mucho hype por algo, queremos decir que estamos esperando ese algo como agua de mayo. Y eso no es necesariamente malo per se, pero lo es cuando te resulta imposible que tus expectativas se disparen por las nubes y claro, luego vienen las decepciones, cuando ves que aquello que tanto anhelabas no era para tanto ni mucho menos, sobre todo después de haber hecho un desembolso económico importante.

Y lo peor no es eso, lo peor es que las grandes compañías lo utilizan de forma muy agresiva para crear ese efecto: que el producto se haga viral cosa mala y esté en boca de todos, que todo el mundo se vuelva loco por adquirirlo, y eso al final se traduzca en ventas masivas y muchos dineros into the pocket para la compañía. Y como remate, si no consigues hacerte con él, si no sigues a la masa y no te unes al movimiento, serás un apestado social que no está a la moda. Se me viene a la mente cierto perfil de consumidores de cierta marca cuyo logotipo es una manzana mordida, no sé por qué…

Es la misma muñeca de siempre…

-¡PERO EL SOMBRERO ES NUEVO!”

Los Simpson, adelantándose a la realidad desde tiempos inmemoriales.

Debido a que estas técnicas funcionan muy bien, las desarrolladoras muchas veces destinan más recursos a sus departamentos de marketing que al propio desarrollo del juego, por lo que la decepción está más que garantizada. Y al cabo de un tiempo, nadie recordará ese título ni el fiasco que resultó ser, a la vez que surgirá una nueva expectación por otro nuevo videojuego o consola que esta vez sí que sí, que va a ser lo mejor jamás habido. De verdad de la buena. Palabrita del niño Jesús.

Oops, i did it again”

Y de esta manera, nos encontramos en este bucle sin fin, porque además el consumidor promedio tiene muy poca memoria, lo cual no ayuda para nada. Somos víctimas de la satisfacción inmediata, del aquí y el ahora, del consumo rápido sin control. Queremos TODO y lo queremos YA, y a ser posible, antes que los demás, sin importar lo que cueste, da igual que sea un producto que no sepamos si va a ser bueno o no. Que ésa es otra, puedo entender que los creadores de contenido o la prensa tengan prisa por hacerse con un juego y descubrir todo lo que tiene que ofrecer antes que nadie, ¿pero el usuario de a pie? Precisamente el jugador promedio siente esa irrefrenable necesidad por la influencia de otros, creo yo.

Y volviendo a esta espiral consumista sin control, ¿Acaso no va ligada de alguna manera al capitalismo salvaje en el que vivimos? Es posible que esté ahora mismo desvariando sin control y meando fuera del tiesto, pero en mi maltrecho cerebro no puedo evitar observar cierta relación. La rueda debe seguir girando, y las empresas necesitan producir y vender sin descanso. ¿Cómo logran que los consumidores sigamos adquiriendo sus productos una vez más? Con estudiadas campañas de marketing que consiguen atraer nuestra atención, así que cada vez es más frecuente ver webs haciendo publirreportajes disfrazados de análisis serios. O ver al youtuber o streamer de moda probando un determinado juego antes de su salida mientras ensalza las bondades del título, a la vez que se anuncia la posibilidad de reservar o precomprar el juego en su versión “day one” por un precio generalmente bastante elevado.

Y sobre esta práctica de reservar o precomprar, así como de hacerse con consolas nuevas el mismo día de salida… ¿no es acaso la mayor expresión del triunfo del fenómeno conocido como hype en nuestra sociedad?

Éste es el perfil de usuario por el que todas las compañías de videojuegos suspiran.

Yo personalmente creo que precomprar, reservar o adquirir algo de salida no es muy inteligente que digamos. Que respeto a quien lo haga, ojo cuidao, incluso yo mismo lo he hecho un par de veces en el pasado, pero analizándolo con detenimiento… creo que es tirarse de cabeza a una trampa.

Si por ejemplo, poseído por el hype, te compras una consola de salida, nadie te puede asegurar que no tenga fallos de fabricación o diseño (todos recordamos el error de la luz amarilla en PS3 o el anillo de la muerte en XBOX 360). Tampoco puedes estar seguro de que a la larga tendrá un buen catálogo de juegos y servicios, o un buen soporte por parte de la compañía… y para colmo, normalmente las consolas de salida suelen ser muy caras.

Y digo yo, ¿no es mejor no dejarse llevar por el ansia y esperar no sé, un par de años, y comprarse entonces la consola ya sabiendo de antemano que es una buena máquina, cuyos posibles fallos ya han sido corregidos, tiene un catálogo decente, en versión slim o lite o como se llame, en un pack con más mandos y uno o dos juegazos… ¿y a mejor precio? O igual es que estoy yo muy loco, que también puede ser, eh.

Cyberpunk 2077 fue el último juego que cayó en desgracia víctima del hype, y de hecho fue el juego que me inspiró a escribir esta entrada tal y como ya expliqué en el Empepianálisis de este título.

Lo mismo pasa con los juegos. En lugar de reservarlos, prefiero esperar y con el tiempo ver algún gameplay o alguna review, asegurarme de que me gustarán y serán unas buenas inversiones, porque además estarán mucho más baratos. Si incluso alguna vez he estado a punto de comprarme un juego y poco después lo he conseguido a precio aún más rebajado, o en una edición más completa, o me ha tocado en algún sorteo, o lo han regalado en alguna web o plataforma de juegos…

Tal y como yo lo veo, evitar el ansia son todo ventajas para el usuario. Por eso decidí hace tiempo tratar de ser más paciente y no caer más en las tretas de las grandes compañías, y bajarme del tren del hype. ¿Y tú qué opinas? ¿Eres un ansioso o eres paciente en este aspecto?

O dicho de otra forma… ¿continúas el viaje o te bajas conmigo en esta estación?

SI TE HA GUSTADO... ¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Suscríbete al blog y no te pierdas NADA!

16 respuestas

  1. Totalmente de acuerdo contigo, creo que estamos en una época en la que el ansia y lo quiero ya es la norma en esta sociedad. Solo centrándome en el mundo de los videojuegos es algo que está a la orden del día, solo hay que ver que antes de que salieran al mercado las consolas de la nueva generación, ya había gente que se tiraban los trastos a la cabeza por defender que SU consola era la mejor. Por suerte para mí no me suelo dejar llevar por esas modas y tanto las consolas que siempre he comprado, todas versión Lite, y juegos, suelo esperar 2 años para grandes títulos, sobre todo por el tema económico.

    Aunque, para no ser hipócrita debo reconocer padre que he pecado. Fui un consumidor de FIFA que los iba actualizando cada dos años y SOLO ha habido dos juegos que los he comprado de salida, pero eran de una compañía que sabía que no iban a fallar, Rockstar, esos juegos fueron GTAV (online desastroso el primer mes) y el RDR2 (nuevamente con un online un poco fallón en primer mes), estos dos títulos no me decepcionaron para nada en su modo historia.

    1. ¡Hombre Javo, qué alegría leerte por aquí!

      Lo de las guerras de consolas es otro tema que ya daría para otro tema en el blog (quizás en el futuro me anime a escribir sobre esto…) pero sí, son muy cansinos los niñatos. Porque son eso, niñatos.

      Y sí, al final, de una manera u otra, todos acabamos cayendo. Yo me compré de salida el Cyberpunk como un pringao y si bien fue un juego que disfruté, sí que me llevé la decepción de haber pagado tanto por ese juego, cuando realmente no lo merecía. Y sí, hay varias compañías que no suelen decepcionar y digamos que uno puede «fiarse» de ellas y comprar lo que saquen de salida… pero a estas alturas yo ya no me fío ni de mi padre xD

      ¡Gracias por dejarme un comentario, bonico!

      1. Lo de la guerra lo he mencionado por el hype que se ha creado con cada una hasta llegar a falta de existencias en los lanzamientos de las mismas. Para que después salgan dando fallos 😂😂😂

        1. Mira, pues muy buen ejemplo ese que mencionas. La gente peleándose por conseguir una consola de salida, pagando precios altísimos… para que después las consolas tengan fallos. Cada cual que haga lo que quiera con su dinero, pero… a mí no me van a pillar.

  2. Pues no creo que estés loco ni mucho menos, sino al contrario. Has puesto el dedo en la llaga de lleno, y sin duda que el fenómeno «hype» del que nos hablas hace más mal que bien al usuario o consumidor medio. Fenómeno, por cierto, que las compañías no dudan ni un segundo en explotar e incluso alimentar en su propio beneficio.
    Pero no solo en videojuegos, sino que como bien comentas, ocurre en muchos otros campos de consumo general y del entretenimiento, como el cine… pero esta es otra historia.
    Sea como sea, creo que te has marcado un artículo de 11 sobre 10 y sigue sumando. Pero sobre todo, ahí hay una invitación a la reflexión que, como consumidores que han caído en la trampa alguna vez (por supuesto que me incluyo y admito que he picado más de una vez), deberíamos pararnos a analizar. Pues si las empresas que se dedican a ello siguen con este tipo de técnicas, es porque les funcionan y nosotros nos dejamos llevar.
    Grandioso post. Me ha encantado leerte 😀

    1. ¡Muchas gracias crack, fiera, titán, mastodonte!

      La reflexión que dejo es que estaría bien pararnos un momento a pensar y tratar de ser consumidores inteligentes y responsables, porque si no, a la larga, las compañías verán que pueden hacer cualquier cosa con nosotros y les funcionará, y eso es MUY negativo para los usuarios.

  3. Grande Pepino, contando con sentido del humor algo muy importante. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Aunque también pienso que el «hype» bien llevado y sin esa presión que a veces te meten las grandes compañías también tiene su gracia. Cuando esperas que salga la última película de…. O la última temp de… o el proximo libro de Tallopis, no se, todo dentro de una cierta medida tiene su gracia.

    Gran entrada
    Un saludo

    1. Sí, claro, llevas todas la razón. Entiendo que las compañías NECESITAN dar a conocer sus juegos, porque si no, ¿quién se los compra? Lo malo es cuando la bola de nieve se hace demasiado grande y ya no hay quien la pare, y parece que lo que van a a sacar va a ser la repolla en bicicleta, y puede que lo sea… y puede que no. En este último caso es cuando se lía el follón y viene el problema.

      Pero efectivamente, como tú bien dices, cuando el hype está bien llevado… ¡pues todo bien!

      ¡Un abrazo fiera, gracias por pasar por aquí!

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo Don Empepinao, que con ese nombre no me gustaría saber el porqué del nombre, pero si el hype desmedido es lo peor que está sucediendo en los juegos, así como en otros ámbitos, y mucha culpa de ello son los influecer «pagados» para ello.

    1. Muchas gracias caballero, es un placer y un honor tenerle por aquí. Yo sé que tú eres de los que aprecian las cosas según pasan el tiempo… y eso incluye los videojuegos. ¡Un abrazo máquina, y gracias por comentar!

  5. Estoy de acuerdo contigo, Pepino, el Hype es una de las grandes lacras de nuestros días, no solo en los videojuegos, sino en todos los aspectos.
    Entonces, siendo coherentes,¿anuló la reserva del Elder Ring que tengo y pienso otro regalo de cumpleaños?😜
    Ahora en serio, me parece una reflexión necesaria: yo no me bajo del tren del hype porque, sinceramente, nunca me subí a el.
    KEEP ON BLOGGING!

    1. Cierto que no es algo único en los videojuegos, pasa con todo. Los publicistas son gente que ha estudiao y se nota.

      PD: No mujer, la reserva si eso déjala, ya habrá tiempo de arrepentirse… 😛

  6. Comparto tus argumentos totalmente. Vivimos en una sociedad de consumo desenfrenado o, como me gusta llamarlo, sumidos en la «cultura de usar y tirar», lo que significa como bien has descrito que pasamos de una cosa a otra a un ritmo vertiginoso, sin pararnos a aprovechar de todo lo que usamos. Y esto lo vemos mucho en los videojuegos puesto que hay mucha gente que no llega a terminar los juegos que se compra, a menudo, solo porque son la novedad molona, lo tienen sus amigos o el medio de turno dice que hay que jugarlo sí o sí.

    Y sí, las compañías se han esforzado mucho en crearnos esa «necesidad», siendo el último ejemplo el de las ediciones físicas de juegos en digital que lanzan empresas como Limited Run Games, que fuerzan las reservas y precompras de las mismas por culpa del escaso número de unidades que se ponen a la venta y que, una vez vendidas, ya no se reponen. Una muestra más de lo que se ha dado en llamar FOMO (Fear Of Missing Out) o «miedo a perderse algo», uno de los mayores males de esta moderna sociedad tan hiperconectada.

    A veces es complicado luchar contra las tentaciones porque siempre acaba saliendo ese «algo» que te ilusiona, que quieres tener y disfrutar. Pero hay que saber tener los pies en la tierra y no dejarse llevar por ideas locas producidas por una expectación demasiado elevada y/o ambiciosa que luego el producto no siempre alcanza. Ilusión sí, ganas sí… «hype» nunca.

    Muy buen artículo. Saludos.

    1. ¡Hombre, qué honor tenerte comentando por aquí!

      Veo que has captado lo que quería decir al 100%. Yo recuerdo que cuando era un enano, al tener menos juegos, los exprimía A SACO, y ahora, aunque intento sacarles el jugo, siempre me acabo distrayendo y jugando a otra cosa… ¡hay demasiado que jugar y esta rueda capitalista gira demasiado rápido! 🙁

  7. Yo hace tiempo que me bajé. De hecho la mayoría de mis consolas de más o menos últimas generaciones suelen ser lites o segundas versiones. Con los juegos es que ni eso. Aún tengo juegos de PS3 por darle cera. Imagina.

    1. ¡Ese Ejoagoz, muchas gracias por leer y comentar hombre! 😀

      Dale duro a esos juegos de PS3, que fue una señora consolaca. Y después te pones con la siguiente generación, ya sabiendo de antemano cuáles son los juegos que merecen la pena… éxito asegurado 100%.

      ¡Un abrazote!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

empepinao86