JUGAR POR OBLIGACIÓN

-CUANDO EL VIDEOJUEGO PASA DE SER UNA FORMA DE DIVERSIÓN A SER UN TRABAJO NO REMUNERADO-

“A ver Pepino, para trabajo no remunerado el que haces tú aquí, escribiendo estas chorradas. Más te vale buscarte un trabajo de verdad y dejar de perder el tiempo con esta basura de blog, vago de los cojones” Si es esto lo que has exclamado con indignación al leer de qué va esta entrada no te culpo por ello, pero me temo que igualmente voy a seguir escribiendo aquí porque disfruto mucho haciéndolo, y si tú estás leyendo estas líneas igual es porque te gusta aunque sea un poco lo que escribo, ¿no?

Da igual, dejemos eso a un lado. De lo que vengo a hablarte en esta ocasión es de cómo evolucionan los videojuegos con el paso de los años, pero sobre todo de cómo parece que en ocasiones podríamos decir que involucionan…

Voy a comenzar mi explicación diciendo una obviedad como un castillo: jugar a videojuegos es divertido. Uno dedica tiempo a los videojuegos porque se entretiene, básicamente. Pero parece que incluso algo tan evidente se está olvidando.

A lo que me refiero es a que, si te fijas, desde que aterrizaron en nuestras vidas los videojuegos como servicio y sobre todo los juegos gratuitos con microtransacciones, el modo de jugar ha cambiado una barbaridad, y en varios aspectos no necesariamente para bien. Hablo de videojuegos que son completamente gratuitos, como pueden ser Rocket League, Diablo Inmortal, Genshin Impact, Fortnite, Overwatch 2 o League of Legends. Puedes ser el mejor jugador del mundo en cualquiera de estos títulos sin gastar ni un solo céntimo. Pero claro, hay muchas skins de pago muy chulas que si las consiguieras, vacilarías un montón con tus colegas y te harían quedar como el puto amo…

Por eso, las compañías de videojuegos diseñan distintas estrategias de marketing para provocar que no dejes de jugar a su juego y para que tarde o temprano compres skins, y así es como mantener ese videojuego gratuito les sale rentable. Para lo primero siempre están metiendo nuevo contenido que atraiga tu atención, y para lo segundo no paran de lanzar ofertas muy jugosas que contienen paquetes de skins a menor precio o cosas así. Qué ingenuo tú, que te pensabas que ibas a jugar por la patilla, me descojono.

Rocket League es uno de esos juegos que te ofrece lootboxes, pases de batalla y demás, pero con el montón de horas que llevo pegándole muy duro a este juego aún no le he metido ni un euro. Todavía…

Ahora es cuando tú dices “pues llevo jugando al LoL desde la beta y nunca he comprado nada. Vaya cuñao el Pepino éste, que habla sin saber…” Pues aquí es donde quiero llegar yo. Una de las razones por las que mucha gente no pone pasta en estos juegos es porque el propio videojuego te ofrece la posibilidad de conseguir gratuitamente esas skins que tanto quieres. ¿Cómo? Completando misiones, por ejemplo. En esas misiones consigues una cierta cantidad de moneda del juego que te permitirá abrir lootboxes en las que existe una (mínima) posibilidad de que te toque esa skin tan deseada.

Si se da esta situación, ¿qué ocurre? que vas a empezar a jugar como un descosido, ¡pero ojo! sin darte cuenta tu objetivo principal ya no va a ser divertirte. Va a ser completar esa misión como sea, o sudar sangre para desbloquear ese logro que te permitirá optar a un premio, a ver si con suerte te toca lo que buscas. ¿Alguien ha dicho tragaperras? 

Esto es algo que yo mismo he vivido en mis propias carnes, así que creo que sé de lo que hablo. “Pepino, pero tú es que eres gilipollas” dices tú ahora. Pues también es verdad, oye. Pero lo digo en serio, muchas veces me ha pasado estar jugando a alguno de los juegos nombrados arriba y en lugar de pasar la tarde en el modo de juego que yo quería o jugando al personaje que me divierte, dedicarme a otras cosas dentro del juego para completar una misión con la que quizás ganaba una recompensa jugosa. Otras veces sentía la imperiosa necesidad de jugar únicamente partidas clasificatorias para lograr llegar al rango que quería, y a veces incluso llegué a pensar que si jugaba por mera diversión, sin buscar sacar “algo” a cambio, no merecía la pena dedicarle tiempo a ese juego. O me ha pasado que no tenía ninguna gana de jugar pero lo hacía porque tenía que completar la misión diaria de turno. ¿No es curiosamente estúpido? pues así soy yo, y estoy convencido de que habrá muchos en mi misma situación. 

He pasado más horas de mi vida haciendo tediosas misiones diarias en el World of Warcraft para conseguir esta montura de las que estoy dispuesto a reconocer públicamente.

Y todavía hay más, porque donde más se dan estos casos es en los juegos para móviles. Te expongo el caso de mi chica, a la cual no le interesan los videojuegos y no suele jugar a nada, pero sin embargo se ha enganchado cosa mala a un juego de móvil llamado Township. Es Básicamente un título de gestión, en el que empiezas con una granja y te acabas haciendo una metrópolis enorme con casino, parque de atracciones y hasta un aeropuerto internacional. La mecánica del juego es muy simple: por ejemplo das de comer a las gallinas y dentro de X horas (en la vida real) podrás recoger los huevos, que usarás para otra tarea. O siembras tus campos para recoger las frutas y hortalizas cuando pase un tiempo determinado. Por supuesto puedes pagar dinero real para acelerar estos procesos y completar las tareas más rápido, ¡faltaría más!

El gameplay es prácticamente inexistente, mayormente se trata de dejar encargos hechos para después pasar a recoger los beneficios que te servirán para hacer algo más ambicioso y dejar que la rueda del capitalismo siga girando. Mayormente ordenas las tareas, dejas el móvil y te vas a otra cosa, para acordarte más tarde de que probablemente ya esté todo hecho y vuelvas a mandar más tareas y vuelta a empezar. Personalmente no entiendo cómo le puede dedicar tiempo a un juego así ni como encuentra satisfacción en ello, porque yo no aguantaría ni diez minutos, sinceramente. Pero en fin, también hay gente que come mierda, gente que se folla cabras… hay gente pa tó en este mundo.

El hecho de que haya que esperar horas de vida reales (a veces incluso días) para completar tareas me parece un atentado directo al concepto mismo de diversión que debería proporcionar un videojuego. Porque puede darse el caso de que estemos cenando en un restaurante y de repente la sorprenda con el móvil mientras me dice “perdona, es que ya puedo enviar los barcos a la isla a no se qué, lo dejo hecho y estoy contigo”. O que se dé una situación parecida cuando estamos en la cama, yo intentando dormir y ella organizando las tareas de la granja para mañana. Y eso que ella misma reconoce que no es divertido… como decía, hay gente que come mierda, gente que se folla cabras, y luego está mi novia, que juega a este despropósito.

Éste es el jueguito del que hablo. Me voy a arriesgar y voy a decir que no creo que gane el premio GOTY.

Pero espera, que todavía hay más. En este juego, el jugador puede entrar en una cooperativa, que es básicamente una especie de clan o hermandad de jugadores. En él, los miembros tratan de ayudarse unos a otros para hacer tareas que benefician al conjunto de la cooperativa, y así pueden escalar posiciones en el ranking de las mejores cooperativas. Según creo no ganas nada por ser la mejor cooperativa, salvo más recursos para todos y la admiración y respeto de los demás jugadores, me parece. Sí, es tan absurdo como suena.

Y la guinda del pastel se descubre cuando ves cómo se comporta la comunidad de este juego. ¡Es peor que un curro mal pagado con un empresaurio gritón como jefe! hay unos rangos dentro de las cooperativas, y los líderes pueden echar al que no ayuda lo suficiente en las tareas y de alguna manera ejercen presión social para “obligarte” a que juegues y completes los encargos que te han tocado realizar en pos del bien común. Mi chica alguna vez que otra ha llegado a estresarse y todo, aunque los ha mandado a tomar viento en más de una ocasión y no la han echado (todavía). Yo mientras tanto, alucino y tomo notas para escribir esto que lees ahora. Y también me parto el ojete, la verdad.

Si vieras los dramas que se montan ahí… dan para escribir un libro, y debe haber gente aún más loca por ahí, seguro. La gente se toma Township demasiado en serio, es como que juegan por obligación y además parece que no tuviesen vida aparte de este videojuego. Y eso me parece muy triste, la verdad. Y quien dice Township dice cualquier otro de este estilo que tanto abundan en las tiendas de Android y Apple. Y habrá muchos que se dejarán medio sueldo en microtransacciones, rozando la ludopatía.

Mi pregunta es, ¿realmente se están divirtiendo? porque visto desde fuera no lo parece en absoluto. Yo huyo de estos mierdijuegos de móviles como de la peste, pero también he caído varias veces en la droga del LoL, el World of Warcraft, Ultima Online y similares. La de horas y horas que he pasado aburrido haciendo tareas monótonas en estos juegos para conseguir una skin, un nuevo nivel, título, montura, emblema, pieza de equipo o cualquier chorrada… ay dios, qué depresión me está dando, mejor paro ya.

A lo mejor piensas que estoy exagerando y que no es para tanto, que es una tontería pensar que la gente ya no juega por diversión como antaño… pues te diré que apenas estoy rascando la superficie de este asunto, porque ni siquiera he hablado aún de los pases de batalla. Parece que ahora sea obligatorio incluirlos en cualquier videojuego actual. Es otra manera de forzarte a que sigas jugando partidas una tras otra, especialmente si pagas por el pase de batalla, porque además de desprenderte de tu dinero, el juego te obliga a jugar a tope para sacar todas las recompensas y sacar el máximo partido al pase. Por lo tanto, habrá muchos usuarios que se verán en cierta forma obligados a seguir jugando para no sentir que están tirando el dinero. 

Fíjate si están pegando fuerte los pases de batalla que para resucitar a Overwatch, Blizzard ha optado por implementarlo, cogiendo el juego que ya tenía, metiendo cuatro cambios jugables, haciéndolo free to play y poniéndole un “2” detrás del título… y hala, a seguir recaudando.

¿Quieres más casos? pues piensa en toda esa gente que, o bien porque es un profesional del medio, o porque quiere ser influencer de videojuegos o simplemente porque le gusta vacilar, se compra todos los juegos de lanzamiento para jugarlos a toda leche y terminárselos antes que nadie. O muchas veces ni los jugará, se hará muchas fotos chupichachis posando con la carátula del juego para su Instagram y ganar likes y seguidores, o vete a saber qué. Créeme, estos personajes existen.

Y sobre todo, tampoco he mencionado siquiera los criptojuegos y los juegos NFT, que eso da para otro artículo… de momento voy a dejarlo ahí porque todo ese mundillo de los “criptobros” es muy turbio y me da más grima que el bigote de mi prima, especialmente si lo intentan mezclar con los videojuegos, ensuciando esta bella y noble afición. 

Lo que está claro es que los videojuegos han cambiado muchísimo, sobre todo a partir de la estandarización del juego online, y más allá de que esto sea la pataleta nostálgica de un pollavieja, el objetivo de este artículo que estás leyendo es darte algo sobre lo que reflexionar acerca de nuestra afición favorita, y que no olvidemos cuál es el pilar principal que sostiene todo este mundo de los videojuegos… LA DIVERSIÓN.

 

SI TE HA GUSTADO... ¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Suscríbete al blog y no te pierdas NADA!

8 comentarios

  1. Gran artículo. Es una de las razones por las que, como te dije en su momento, no tengo juegos en el móvil. Online en el PC juega nada. No me gusta. Seguramente sea porque soy un paquete y me quema que me fundan nada más entrar. Como te comenté cuando nos vimos, eso hizo que dejara de jugar y odie profundamente los Animal Crossing. Odio los juegos que te obligan a jugar. ¡¡¡SEÑORA, YA JUGARÉ CUANDO ME SALGA DEL BEBE!!!

    Un abrazo, Pepino.

  2. De nuevo, solo podemos empezar dándote la enhorabuena por el genial post que te has currado, señor Pepino.
    Un tema que da para pensar, no solo por el inicio donde bien explicas ese deber de jugar “`porque sí´´ para conseguir algo sin tener ni un ápice de sensación de disfrute mientras se juega, solo por llegar a completar ciertas tareas que ni llegan a interesar ni hacen que se avance en la trama del juego (si es que la hay, claro).
    Bien dices que se puede alargar mucho más el tema, añadiendo por ejemplo a todos aquellos “jugadores´´ que además de los juegos de lanzamiento se jactan de pasarse 500 juegos en menos de x tiempo, sin llegar a disfrutarlos, simplemente por el hecho de ser más jugador que los demás por pasarse más títulos que otros…Luego, incluso, preguntas al susodicho por la trama del juego, su jugabilidad o su O.S.T, por poner algunos ejemplo y la respuesta pueder ser de órdago o inexistente dependiendo del caso.
    En fin, un tema que da para charla larga y tendida. Por nuestra parte, ya la hemos compartido (¡Por fin!) para que se de a conocer y leer por toda la internet.
    Un abrazote y nos seguimos leyendo sin falta.

    1. Pues llevas toda la razón del mundo. Vivimos en la era del postureo y de aparentar todo lo que se pueda… y eso también es palpable en este mundillo de los videojuegos. una lástima.

      Me alegro un montón que te haya gustado tocayo, si te gusta a ti es que he hecho un trabajo fino fino filipino, que sé que tienes buen gusto.

      ¡Gracias por todo, nos vamos leyendo!

  3. Mientras leía tu post, las vacas estaban generando la leche que necesito para hacer el queso que utilizaré para producir una pizza que será parte de una entrega que enviaré en el avión para ganar puntos en la competición de la regata en la que compito con mis colegas de la cooperativa, con el fin de ganar más puntos para obtener premios (y que no me echen por no participar o colaborar).

    1. Vale… ¿Y la diversión cuándo empieza? 🤣🤣🤣

      Ahora en serio, me encanta que leas mis artículos y que comentes. Un beso preciosa, gracias a ti y a Township por inspirarme para escribir este artículo 😘

  4. Otra vez lo vuelves a hacer, Tallopis. Me curro yo un artículo y después llegas tú y pones un comentario que condensa mejor que yo el concepto que quería transmitir. Si es que el que vale vale… Pronto la gente entrará al blog para leer tus comentarios en lugar de mis entradas 🤣

    Qué te voy a decir, estoy 200% de acuerdo contigo, no te quito ni una coma. Muchas gracias señor. ¡Nos leemos!

  5. Mi mas sincera enhorabuena por este pedazo de artículo que te has marcado y por explicar de forma tan amena lo que (desgraciadamente) cada vez se encuentra más extendido en esta noble afición que son los videojuegos.
    No voy a caer en la ingenuidad de quejarme por la existencia de estas mecánicas, pues por muy divertidos que sean los videojuegos y por todas las bondades que nos ofrecen, estos no dejan de ser un negocio con el que las desarrolladoras, estudios, y distribuidoras puedan ganar la mayor cantidad de pasta posible. Y admitámoslo, si este tipo de estrategias se da de forma tan abundante es porque funcionan. Porque hay un importante número de jugadores que se entrega a ellas. Dicho lo cual, creo que como jugadores deberíamos reflexionar al respecto. En si realmente nos estamos divirtiendo o no con los títulos que estamos jugando, o si lo hacemos por las razones que enumeras.
    Y eso sin tocar el tema de los juegos para móviles, que ya daría para un post (o varios) porque el asunto es de traca, tanto por lo extendido del mismo como por la ingente cantidad de títulos que existen con la finalidad de encadenarte a una tarea para poder avanzar hacía el infinito con tal de conseguir un logro, una skin, una carta legendaria, o lo que sea, sin tener que pagar por caja.
    Y ojo cuidado, porque hasta el mas pintado puede caer en la trampa. Tango jugadores que llevan años en el mundillo (no pienso decir la de horas que le dejé en su momento al “Shake y Fidget” porque me da verdadera vergüenza), como aquellos que no han tocado un videojuego en su vida salvo algún título para móvil como el que describes.
    Gran tema muy bien desarrollado. Respect.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESEN ESTOS POSTS:

ODA A LA PLAYSTATION

-UNA HUMILDE ALABANZA A LA MEJOR CONSOLA DE LA HISTORIA (SEGÚN YO) “Madre mía Pepino, ahora vas y te cascas otro tocho infumable que no

Leer más »

JUGAR POR OBLIGACIÓN

-CUANDO EL VIDEOJUEGO PASA DE SER UNA FORMA DE DIVERSIÓN A SER UN TRABAJO NO REMUNERADO- “A ver Pepino, para trabajo no remunerado el que

Leer más »

empepinao86